Google+ Followers

martes, 27 de octubre de 2015

Radhamés Gómez Pepín es recordado como un maestro

MUCHOS PERIODISTAS LO DESPIDEN CON AMOR Y GRAN TRISTEZA

Néstor Medrano
Santo Domingo
La noche en la Funeraria Blandino fue de periodistas. Muchos comunicadores se aglutinaron en torno al féretro del legendario director del vespertino El Nacional, Radhamés Gómez Pepín, quien falleció ayer a las siete de la mañana.
Su esposa, Cornelia Margarita, sus hijos y los familiares cuyas mejillas eran surcadas por lágrimas arrasantes de dolor vivo, recibieron el calor, el abrazo fraterno en la capilla C.
El emblemático director del vespertino fue definido anoche como un periodista que nunca asumió poses y que sabía sentarse de tú a tú en la redacción del periódico, sin distancias jerárquicas, con la misma sencillez en que se mostraba de mangas cortas.

El último hálito de su vida física lo exhaló a los 87 años de edad. Estará en la Funeraria Blandino hasta mañana miércoles, cuando se espera que bajo la luz de las 11:00 de la mañana sea expuesto en el edificio que aloja los periódicos El Nacional, El Día y el Hoy, en la avenida San Martín.
En la tarde será despedido para siempre en el Cementerio de la 30 de Marzo de la ciudad que lo vio nacer: Santiago de los Caballeros.
Anoche hubo llanto. Un llanto sentido y natural que se esparció en el entorno, donde yacía ya sin vida el hombre que tanta vida transmitió a las nuevas generaciones de periodistas.
También acudieron a la funeraria funcionarios públicos, empresarios, académicos, intelectuales, políticos y directores de medios de comunicación.
Sobre Gómez Pepín, el director del LISTÍN DIARIO, Miguel Franjul, dijo que se trataba de una muerte de mucho significado para el país y para la clase periodística nacional.
“En el caso de la clase periodística dominicana estamos perdiendo a uno de los más representativos.
A un ejemplo de lucha valeroso. Hemos perdido a un periodista brioso, que siempre ejerció con mucha responsabilidad, con mucha honradez y sobre todo con mucha responsabilidad, y transmitió a la sociedad, por tanto esas virtudes, esas cualidades”, dijo.
Miguel Franjul dijo además que Radhamés Gómez Pepín era un humanista, siempre pendiente de las necesidades humanas.
Mientras, el catedrático, novelista y periodista Rafael Peralta Romero, afirmó que se trató de un periodista ciento por ciento periodista, a lo que se suma que a esas cualidades inherentes a su oficio, fue hijo y padre de periodista.
“Radhamés Gómez Pepín fue periodista de periódico y de radio, reportero toda su vida.
Siendo director de medio, quiso salir a la calle, y salía a hacer reporterismo. Se interesó siempre en la búsqueda de la noticia y siempre se vanagloriaba de la brevedad de su escritura”, añadió.
A seguidas evocó algunas consideraciones para apuntalar que hacía gala de la simplicidad de su estilo cuando escribía artículos.
“Su columna Pulsaciones revela sus pensamientos, sus preocupaciones sociales y políticas, y en sentido general hay que decir que fue netamente un periodista”, recalcó.
Para Pedro Castro, reportero de El Nacional, quien trabajó durante 19 años del lado del hoy fenecido, dijo que don Radhamés fue un gran maestro para varias generaciones de periodistas.
“Fue una persona que independientemente de haber sido el jefe, superior inmediato, era un amigo. Amigo de los amigos.
Orientaba en lo que respecta al quehacer noticioso y al quehacer de la vida”, apostilló.
De él hizo acopio de la memoria para hablar de la jocosidad para compartir con sus compañeros periodistas.
“Y todos los días se sentaban al lado de uno, frente a la pantalla de la computadora para conversar de tú a tú”, agregó.
Dijo que “don Radhamés creía en el periodista y siempre sostenía que si un periodista le decía que el sol salía en el Norte, así lo titulaba”, explicó. Radhamés Gómez Pepín, creía en el ejercicio de sus compañeros.
“Don Radhamés fue un ejemplo en el ejercicio periodístico, porque así lo demostró en toda su trayectoria”, agregó.
Danilo lamenta muerte
El presidente Danilo Medina lamentó el fallecimiento del veterano periodista Gómez Pepín, a quien definió de emblemático director de El Nacional, un talentoso comunicador, de fino olfato para profundizar en las entrañas de la noticia.
En una carta dirigida a Cornelia Margarita Torres, esposa del maestro de generaciones fallecido la mañana de ayer, Medina afirmó, en nombre del Gobierno y en el suyo, que la recia personalidad del hoy fenecido y su agudo olfato para profundizar en las entrañas de las noticias, hicieron de él un eterno reportero hasta los últimos días de su vida profesional.
“Escribió por muchos años la columna Pulsaciones, recopilada hace poco en un libro, la cual constituyó siempre lectura obligada en todos los medios en que la publicó”, dijo. De igual manera, Danilo Medina hizo extensiva su solidaridad a los hijos de Gómez Pepín, Radhamés Virgilio (Chiqui) y Ramón Euclides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario