Google+ Followers

jueves, 6 de noviembre de 2014

Alex Rodríguez confesó que usó esteroides

Según “El Nuevo Herald”  lo confesó todo bajo juramento ante la DEA.
El antesalista de los Yankees, Alex Rodríguez, ha declarado en repetidas ocasiones que él no usó esteroides suministrados por la clínica Biogénesis. Sin embargo, bajo juramento lo confesó todo.
Durante 21 tumultuosos meses, la superestrella de los New York Yankees sostuvo que nunca utilizó sustancias prohibidas de una clínica de anti-envejecimiento en Coral Gables, que él es la víctima de una “cacería de brujas” de las Grandes Ligas de Béisbol, y que iba a luchar hasta el final para limpiar su nombre.
Sin embargo, en enero en una sala de conferencias de la Administración para el Control de Drogas (DEA), frente a los agentes federales y fiscales que le concedieron inmunidad, el jugador mejor pagado del béisbol lo admitió todo:
Sí, compró drogas para mejorar el rendimiento de la clínica Biogénesis de América, pagándole alrededor de $12,000 al mes a Anthony Bosch, el falso médico que era dueño del consultorio. Sí, Bosch le dio jeringas precargadas de hormonas para inyectarse en el estómago, e incluso le sacó sangre en el baño de hombres de un club nocturno en South Beach. Y sí, el primo del pelotero, Yuri Sucart, le conseguía la droga.


Esta es la confesión nunca antes vista de Alex Rodríguez.
El Miami Herald revisó un resumen de 15 páginas de la reunión de Rodríguez con los federales, que tomó lugar el 29 de enero de 2014.
La semana pasada, Rodríguez terminó de cumplir su suspensión de 162 juegos — reducida de los originales 211 juegos — la más larga suspensión dada a cualquiera de los jugadores envueltos en el escándalo de esteroides (porque se le consideraba un reincidente). Él está de vuelta como el antesalista de los Yankees, de vuelta en buenas gracias del béisbol.
Luego de que un árbitro le redujera su pena el 11 de enero de 2014, Rodríguez emitió una declaración desafiante, diciendo: “He sido claro que yo no uso sustancias para mejorar el rendimiento…y para demostrarlo, voy a llevar esta lucha a un tribunal federal”.
Pero 18 días después, Rodríguez hizo una declaración bajo juramento a la DEA y los fiscales que, entre finales de 2010 y octubre de 2012, sí hizo uso de sustancias prohibidas por las Grandes Ligas de Béisbol, lo cual estaba completamente en desacuerdo con sus declaraciones públicas.
De acuerdo con un “informe de investigación”, Rodríguez admitió haberle pagado a Bosch por los suministros de una crema de testosterona, pastillas mezcladas con testosterona (conocida como “gummies”) e inyecciones de la hormona de crecimiento humano.
Rodríguez también describió cómo Bosch le dio “consejos sobre cómo pasar las pruebas de drogas de las Grandes Ligas”, según el informe de la DEA.
¿El secreto? Según Rodríguez, “Bosch recomienda que use sólo la orina a mitad de camino para las pruebas de drogas de las Grandes Ligas. Bosch le dijo a Rodríguez no usar la orina del principio ni el fin del chorro”.
Funcionó. Una prueba que el tomó durante el uso de las drogas regresó negativa.
La declaración de Rodríguez a la DEA fortalecería el caso de esteroides contra Bosch, propietario de Biogénesis, clínica que ya está cerrada, y su red de proveedores y distribuidores del sur de la Florida. Rodríguez también implicaría el “intermediario” — su primo Sucart — quien le presentó a Bosch, “discutió precios, recogió las sustancias y entregó dinero a Bosch en nombre de Rodríguez”, según el informe de la DEA.
Desde el momento en que los cargos criminales fueron presentados en agosto, cuatro acusados, entre ellos Bosch, se han declarado culpables. Sucart, quien se ha declarado no culpable, “planea plenamente ir a juicio”, en febrero, de acuerdo con su abogado, Edward J. O’Donnell IV.
Los fiscales planean usar el testimonio de Rodríguez contra Sucart, asistente personal de toda la vida de Rodríguez, si no se llega a un acuerdo con la fiscalía antes del juicio.
“Rodríguez tiene un papel destacado en la prueba del gobierno” de los dos cargos de conspiración contra Sucart por distribución de testosterona y hormona del crecimiento humano para el antesalista de los Yankees y otros atletas profesionales y de escuela secundaria, según escribieron en recientes documentos judiciales los fiscales Pat Sullivan y Sharad Motiani.
Los fiscales no tienen planes de presentar cargos en contra de los clientes de Biogénesis, entre los que se encuentran no sólo jugadores de las Grandes Ligas y atletas de escuelas secundarias, pero también oficiales de la policía de Miami, Miami-Dade y otras jurisdicciones, unos agentes federales y un juez de la corte de circuito estatal. Algunos de esos clientes, entre ellos Rodríguez, fueron señalados como clientes de Bosch en un artículo del Miami New Times sobre la clínica de esteroides publicada a finales de enero de 2013.
En el caso Biogénesis, los fiscales otorgaron inmunidad a un total de nueve actuales y ex jugadores profesionales: Rodríguez, Ryan Braun, Melky Cabrera, Nelson Cruz, Francisco Cervelli, Yosmani Grandal, César David Puello, Jordany Valdespín y Manny Ramírez.
En total, 14 peloteros fueron suspendidos por sus vínculos con Biogénesis.
Rodríguez, de 39 años, tres veces premiado como el Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana, quien también se destacó como deportista de su escuela secundaria en Miami-Dade, recibió la severa sanción, aunque fue reinstalado el mes pasado por las Grandes Ligas y los Yankees después de la Serie Mundial de este año. Si el veterano pelotero estrella puede volver a jugar y recuperar su antigua forma es algo que todavía está por verse. Rodríguez tiene dos operaciones para repararle la cadera y no ha jugado béisbol organizado en un año. A Rodríguez los Yankees todavía le deben $61 millones de los tres años que le quedan en su contrato por $271 millones.
Desde el 2009, Rodríguez ha estado bajo escrutinio de la liga por consumo de esteroides, tras admitir que había usado sustancias para mejorar el rendimiento cuando pertenecía a los Rangers de Texas del 2001 al 2003, a la vez que señaló a Sucart como la persona que le conseguía los fármacos. Después de esta revelación, a Sucart se le prohibió asociarse con nadie que tuviera que ver con el béisbol.
Según las declaraciones de Rodríguez a agentes de la DEA, en el verano del 2010 había subido de peso y estaba teniendo algunos “problemas” con las lesiones en la rodilla.
Rodríguez dijo que quería bajar unas 10 libras. Sucart, que tiene un gran vientre, le dijo que él había perdido algunas libras con la ayuda de un “médico” del sur de la Florida. Sucart le dijo que el médico, sin mencionar su nombre, podría ayudarlo a ponerse en mejor forma física.
“Sucart le dijo a Rodríguez que el médico era una persona inteligente y un gurú”, según el informe de la DEA. “Rodríguez declaró que Sucart actuó de una manera muy persistente para que él conociera al médico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario