Google+ Followers

lunes, 3 de abril de 2017

Molina encarna historia periodismo crítico en RD

Por:
José Rafael Sosa www.joserafaelsosa.com

El doctor Rafael Molina Morillo vivió el domingo 2 de abril su ultimo día, tras 87 años, con el mérito de haber sido figura fundamental para crear en los inicios de la democracia el respeto de los derechos humanos, al fundar el primer medio masivo independiente y crítico de la era post-Trujillo: la revista ¡Ahora! cuyo primer número circuló el 15 de enero de 1962 y posteriormente crear El Nacional, el 11 de septiembre de 1966, que apuntaló el periodismo crítico ante un Estado autoritario.


Nace un medio
La revista ¡Ahora! ocupó el papel de promotora, mediante un ejercicio periodístico que tenía los intereses básicos de la gente como su meta, que rompía el equilibrio del poder mediático que pintaba un panorama bastante inclinado al conservadurismo de la época.

!Ahora! no era un medio de izquierda, ni su ideología era la comunista.
Su meta era ayudar a crear la democracia por lo que produjo una apertura de sus páginas a todos los puntos de vista.

La publicación de una entrevista con Juan Bosch y el coronel Caamaño, el 3 de octubre de 1965, fue el motivo para que los militares y civiles de la derecha más reaccionaria se decidieron a volar las instalaciones de la Revista ¡Ahora! La explosión se produjo 48 horas más tarde.

¡Ahora! era un medio responsable que dedicaba esfuerzos educativos para fomentar el amor por la patria y la preservación del agua, ¡hace más de medio siglo!
Deuda de sangre

La postura de Molina Morillo tuvo un costo muy alto: la vida de tres personas.
Dos de ellas, lastimeramente, sin mucha opinión pública. El tercero, por su nombradía y actuación pública, se ha erigido en un símbolo nacional e internacional de la lucha por la libertad de expresión.

El 15 de mayo de 1965, el general Antonio Imbert Barreras, presidente de la Junta Militar que se oponía a los constitucionalistas, ordena la llamada “Operación Limpieza” en los barrios de la ciudad de Santo Domingo, para tener control de los medios urbanos que no estaban en la rebelde zona colonial.

Un grupo de personas, incluyendo a Molina, trabajaban en la compaginación de la revista, cuando fueron enterados de que un pelotón de soldados y un tanque de la Fuerza Aérea se acercaban. Rápidamente, salieron de las instalaciones, pero dejaron inadvertidamente a dos empleados.

Los militares penetraron a las instalaciones de la Revista ¡Ahora!, en la que permanecían dos empleados, Diógenes Ortiz Cassó y Juan Arias Contreras, y los acribillaron. Fue la primera consecuencia de sangre que pagaría Molina Morillo, por su actitud como periodista comprometido con la verdad.

En nuestras conversaciones con Molina, este episodio, al narrarlo, exponía un dolor indescriptible. Los cuerpos de esos dos hombres debieron ser enterrados provisionalmente en los mismos terreros en que fueron asesinados, porque no era posible organizar un cortejo hacia el cementerio, por los tiempos de guerra que se vivían. Luego, pasados muchos meses, fueron llevados a su lugar de descanso definitivo, en el camposanto de la avenida Máximo Gómez.

Orlando Martínez

El director de la Revista ¡Ahora! y autor de la columna periodística más leída de su tiempo (Microscopio), que primero salía en la revista semanal y que tuvo una etapa posterior en la página editorial de El Nacional, por una acertada sugerencia que hizo el licenciado Luis Ramón Cordero, administrador de El Nacional, era una espina en la garganta de un gobierno autoritario como fue el de Joaquín Balaguer en aquel período post-guerra.
El Día
El último gran emprendimiento periodístico de del doctor Molina Morillo fue fundar el diario gratuito El Día, que en cambio estableció su éxito rápidamente, cabalgando sobre un periodismo responsable, igualmente comprometido con la verdad, dirigiendo con un carisma único a un grupo de jóvenes comunicadores, para transformar ese medio en todo un fenómeno en impacto noticioso.
EL DATO:
El documental
Se encuentra en etapa de post-producción un documental sobre su vida, para lo cual se cuenta con seis horas de grabaciones realizadas (una parte por José Rafael Sosa y el resto aportadas por Luis Martín Gómez, de entrevista para el programa televisivo La Yola)
Fue presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y en 2010 recibió el Premio Nacional de Periodismo de la República Dominicana.
Director de los principales medios escritos del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario