Google+ Followers

jueves, 9 de febrero de 2017

Solicitan prisión contra Toledo, acusado de recibir 20 millones de dólares de Odebrecht

LIMA. Un tribunal peruano evaluaba el jueves un pedido de prisión y posible orden de captura internacional contra el expresidente Alejandro Toledo, acusado de recibir 20 millones de dólares de la brasileña Odebrecht a cambio de favorecerla con una obra.
La Fiscalía sustenta el caso en las confesiones del exrepresentante de la firma brasileña en Perú, Jorge Barata, quien se acogió a un acuerdo con la justicia y delató al exgobernante y a su cómplice y amigo, Josef Maiman, en cuyas cuentas off shore se depositó el dinero, según la acusación.

“La empresa Odebrecht, cumpliendo el pacto criminal, realizó diversos depósitos en las cuentas off shore, a través del señor Maiman Rapaport”, explicó el fiscal anticorrupción Hamilton Castro, a cargo del caso.
De acuerdo con el fiscal, el pedido inicial de Toledo era de 35 millones de dólares, pero la empresa finalmente sólo le pagó 20 millones de dólares porque, si bien ganó la licitación para construir la carretera, no cumplió con modificar las bases del concurso para perjudicar a sus competidores.
Según explicó Castro durante la audiencia este jueves, el soborno se pagó en 18 partes, desde junio de 2006 hasta junio de 2010, incluso ya cuando Toledo había dejado el cargo.
“Acudo a su despacho con la finalidad de solicitar prisión preventiva para el señor Alejandro Toledo Manrique, por el plazo de 18 meses”, dijo Castro ante el tribunal.
La decisión queda en manos del juez Richard Concepción, del primer juzgado de Investigación Preparatoria Nacional. Toledo se encuentra en el extranjero, por lo que si se aprueba su detención, la misma puede desembocar en una orden de captura internacional contra el exmandatario.
-”Es un abuso”-
“El pedido del fiscal no tiene argumento. Una cosa es que se investigue, el país quiere saber qué pasó. Pero de ahí a excederse dictando una prisión preventiva, es un abuso”, dijo Heriberto Benítez, uno de los abogados del expresidente.
No obstante, el fiscal basa el peligro de fuga del expresidente en unas recientes declaraciones que dio el exmandatario al programa Cuarto Poder, en donde aseguró que sólo ante una “justicia justa” volvería a Perú para ser procesado.
Castro asegura además que en casa del expresidente en Lima, la que fue allanada el sábado, se encontraron tarjetas de las empresas off shore a donde Odebrecht hizo las transferencias de dinero.
El fiscal explicó que quien acusa al expresidente “no es un colaborador cualquiera” sino que es “el representante de la empresa corruptora”, Jorge Barata.
El dinero fue depositado a una empresa offshore, Ecoteva, conformada por Maiman y la suegra de Toledo, Eva Fernenbug, en Costa Rica. Desde allí se hicieron transferencias para el pago de hipotecas y propiedades en Perú, según la Fiscalía.
El caso de Ecoteva ya era investigado por la justicia hace varios años, pero no se había logrado determinar de dónde se obtuvo el dinero. Con la confesión de Odebrecht, el círculo se cierra.
-Explosión Odebrecht-
Toledo, quien hasta hace unos días se encontraba en París presentando un libro, negó todos los cargos en una entrevista televisiva, aunque admitió que su amigo Maiman le prestó el dinero. Una primera versión de Toledo aseguraba que el dinero para sus inmuebles provino de un préstamo de su suegra, judío-belga, por una indemnización tras el holocausto nazi. Esa afirmación fue luego desmentida.
Toledo, tras retirarse de una cuestionada segunda vuelta electoral en 2000, había liderado a la oposición en una gesta contra el gobierno de Alberto Fujimori, que iniciaba su tercer gobierno en medio de acusaciones de corrupción. Luego de la caída del fujimorismo, Toledo ganó las elecciones en 2001.
Luego de ser lustrabotas y vendedor de diarios, Toledo consiguió una beca en la universidad de San Francisco (EEUU), donde se graduó en 1970, para luego obtener maestrías en Stanford, trabajando en el BID y el Banco Mundial.
Odebrecht, que ha reconocido pago de coimas en Brasil y Latinoamérica a cambio de obras públicas, en un caso conocido como “Lava Jato”, reconoce que pagó 29 millones de dólares en Perú ilegalmente entre 2005-2014, período que corresponde a los gobiernos de Toledo, Alan García (2006-2011) y Ollanta Humala (2011-2016).
Hasta ahora hay tres exfuncionarios del gobierno de García en prisión, entre ellos un viceministro de Comunicaciones y la novia de este, todos ellos por supuestamente aceptar un soborno de 7 millones de dólares a cambio de favorecer a la firma brasileña con la adjudicación de la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.
Por su parte Humala y su esposa Nadine Heredia, quienes cuentan con restricciones para salir del país, ya son investigados por lavado de activos por supuestamente financiar su campaña electoral con dinero procedente de Venezuela y de Brasil. Documentos de la Policía Federal de Brasil difundidos por la prensa aseguran que Odebrecht pudo haber pagado 3 millones de dólares para la campaña de Humala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario