Google+ Followers

lunes, 7 de noviembre de 2016

Todo lo que hay que agradecerle a Donald Trump

Hay que reconocerlo: la candidatura del polémico republicano a la presidencia no ha sido del todo mala, incluso para las agendas de muchos de sus más acérrimos detractores.
Sí, algunos dicen que es el candidato más siniestro y que más divisiones ha provocado en la historia política moderna de Estados Unidos.
Pero la candidatura de Donald Trump a la presidencia no ha sido del todo mala, incluso para muchos de quienes los rechazan.
Les presentamos aquí siete aspectos positivos que deja su campaña.

1. AUMENTO DE LA PARTICIPACIÓN POLÍTICA Y LA INSCRIPCIÓN DE VOTANTES

El papel clave de los ciudadanos en cualquier democracia funcional es participar en la vida pública. A pesar de que provoca amores y odios, la candidatura de Trump ha motivado a gran parte del país a participar -- ya sea tomando parte en el debate político general, viendo un debate entre candidatos o presentándose a la votación anticipada.
El registro de votantes ha aumentado casi en todas partes este año. Los registros batieron récords en estados desde Washington hasta Texas y desde Alabama hasta Connecticut.
Los datos de la votación anticipada en Florida, Georgia y Carolina del Norte sugieren que 2016 será probablemente un año histórico en cuanto a la afluencia de votantes latinos.
Y todos los indicios apuntan a que probablemente será un año histórico para la afluencia de votantes.

Mapa de estados clave
Mapa de estados clave
Durante las elecciones primarias, Trump obtuvo más votos en su contienda por la candidatura republicana que cualquier otro en la historia. Según Real Clear Politics, Trump recibió 13.3 millones de votos durante las primarias. Eso es aproximadamente 1.8 millones de votos más que el récord anterior, que poseía George W. Bush.
Y eso no fue todo. Durante las primarias, Trump también batió el récord del mayor número de votos en contra. Más de 16 millones de personas votaron por otro candidato, según un análisis del Washington Post.

2. DEMOSTRÓ QUE NO VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD POST-RACIAL

Con la llegada de Barack Obama al poder en 2009 muchos pensaron que el racismo era cosa del pasado en Estados Unidos. Esta campaña demostró que hay mucho por recorrer todavía en ese camino.
A lo largo de su campaña, Trump repetidamente hizo comentarios que muchas personas consideraron fruto de motivos raciales -- como llamar violadores a los mexicanos, seguir con el viejo cuestionamiento del lugar de nacimiento de Obama, afirmar que los ciudadanos negros y latinos cometen la mayoría de los crímenes violentos en las ciudades, y compartir un meme antisemita creado por supremacistas blancos.
Pero eso no es nada comparado con la avalancha de fuerzas racistas que Donald Trump ha desatado. Le abrió la puerta a un foso de serpientes de racismo furibundo y perverso que muchos de nosotros teníamos la esperanza de que estuviera cerrado. Ha habido un aumento en la retórica y el apoyo de nacionalistas blancos y de supremacía blanca, como ha quedado demostrado recientemente por el apoyo a Trump por parte de The Crusader, el periódico del Ku Klux Klan.

David Duke, ex Gran Mago del Ku Klux Klan
David Duke, ex Gran Mago del Ku Klux Klan, pidió a los oyentes de su programa radial que se sumen como voluntarios a la campaña del Trump.
"Lo que esto hace es acabar con la gente que niega que existe racismo en nuestra sociedad", dice Heidi Beirich, Directora del Proyecto de Inteligencia del Southern Poverty Law Center (Centro Legal para la Pobreza Sureña)
"Ahora, la idea de que las ideas racistas existen en la mente de millones de norteamericanos dejará de ser tratada como una noción ridícula", dice Beirich, quien considera que, ya expuesto, podría ayudar a conducir a un cambio.
"Si esto se convierte en una apertura para sugerencias políticas que aborden directamente ese problema y que ya no haya ningún retroceso, será algo positivo. Al menos admitiremos nuestros problemas".

3. HISPANOS UNIDOS Y MOTIVADOS


Abrir la campaña llamando violadores a los mexicanos y prometiendo deportar a 11 millones de personas puede provocar una reacción.
El entusiasmo entre los votantes hispanos se encuentra a niveles históricos, y se espera que hasta 15 millones de latinos acudan a las urnas. Según Latino Decisions, el 71% de los latinos dicen que sienten que esta elección es "más importante" que las de 2012.
La afluencia de votantes latinos ya está rompiendo récords. En Florida, el voto anticipado latino ha aumentado hasta en un 100% en comparación con 2012, según datos de Daniel Smith, un profesor de ciencias políticas de la Universidad de Florida. El voto latino anticipado en Carolina del Norte ha aumentado en 60%. El voto latino anticipado en Colorado y Nevada ha aumentado hasta en un 20%. En Texas el voto latino anticipado ha aumentado en un 60% en comparación con 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario