Google+ Followers

lunes, 24 de noviembre de 2014

Golpe maestro a "mafia" dominicana

MADRID.- La Guardia Civil ha desarticulado en los últimos meses dos «capítulos» o secciones de bandas latinas en la Comunidad de Madrid en operaciones distintas que se han completado con éxito.
La primera ha actuado contra la banda de los Trinitarios, considerada una de las más peligrosas de Madrid, y se ha saldado con 24 personas detenidas, entre las que figuran dos menores de edad y se ha imputado a una persona.
Los detenidos han sido puestos a disposición judicial acusados de pertenencia a asociación ilícita, integración en grupo criminal, lesiones, un delito contra la salud pública y usurpación de bien inmueble.
Siete de ellos han ingresado en prisión. En la segunda operación se detuvieron a 11 personas, entre ellas 5 menores, pertenecientes a la banda Dominican Don’t Play (DDP).
En la Comunidad han vuelto a las calles las peleas entre bandas callejeras. Por lo general, estos grupos están integrados por jóvenes de nacionalidades latinas que tienen una profunda rivalidad entre ellas.
La comandante de Operaciones de la Guardia Civil, Dolores Gimeno, advirtió que las autoridades sólo actúan contra estos grupos cuando se percibe una clara actividad delictiva o violenta. Es el caso de estas bandas, que se caracterizan por la violencia, las reyertas entre distintos clanes y los hurtos y robos.
Varias agresiones en las fiestas de Collado Villalba pusieron en el punto de mira a un grupo de jóvenes de diversas nacionalidades–ecuatorianos, colombianos, dominicanos y hasta españoles–. Existían indicios de que los jóvenes pertenecían a los Trinitarios y ocupaban ilegalmente varios edificios deshabitados del municipio madrileño, donde los agentes se encontraron un laboratorio de marihuana.
Las 203 plantas incautadas eran utilizadas tanto para consumo propio como para financiar la organización.
Normalmente estas bandas se reunían en parques y lugares públicos, pero debido a las acciones policiales, han cambiado su modus operandi.
En los siete registros que se efectuaron se encontraron libretas con «literatura» y rezos, indentificativos de la banda, así como cuadernos donde llevaban las cuentas de la sección, rosarios y armas blancas, como machetes.
Según confirmó la comandante de Operaciones, esta sección creó sus propios artefactos caseros e incluso intentó transformar armas de fuego, pero sólo consiguieron lesionarse al intentarlo.
Del mismo modo destacó la completa organización y jerarquización de la sección, que está liderada por un «suprema», que a menudo cuenta con un núcleo de guardaespaldas.
En el capítulo desarticulado de Collado Villalba, el «suprema» tiene 27 años y acumula antecedentes policiales.
En la lista de detenidos de la banda también figuran mujeres, tanto de base –recién ingresadas–, como con mucho mando.
Gimeno aclaró que en esta organización las mujeres no son tratadas de forma denigrante para satisfacer a ningún integrante del grupo y que normalmente suelen ser finalmente pareja de alguno de ellos.
Tiroteo en Villaverde

La banda estaría relacionada con un suceso que ocurrió el pasado miércoles. Un chico de origen brasileño, Lucas W.C., fue herido por arma de fuego en la puerta de un Media Markt en Villaverde.
Las autoridades determinaron que pertenece al clan de los Trinitarios, aunque todavía desconocen el motivo por el cual fue agredido.
El joven de 16 años llamó la atención de un coche patrulla de la Policía Municipal que pasaba por la calle Alcocer.
Los agentes le auxiliaron, taponando la herida en el hemitórax izquierdo hasta la llegada del Samur.
Los sanitarios le intubaron y le trasladaron al Doce de Octubre en estado grave, aunque evoluciona favorablemente.
La delegada de Gobierno, Cristina Cifuentes, confirmó lo sucedido y señaló que que en los próximos días puede haber detenidos.
La segunda operación ha desmantelado el capítulo de los Dominican Don’t Play (DDP) de Villaverde.
Once personas, 5 de ellas menores, pueden estar implicadas en un caso de homicidio en grado de tentativa. Han pasado a disposición judicial acusados de tenencia ilícita de armas, amenazas, coacciones, lesiones y receptación.
Cifuentes también hizo hincapié en la gran labor de las autoridades, sobre todo en estas dos operaciones.
"Supone un paso más en la lucha de la Guardia Civil contra la implantación de las bandas latinas en la Comunidad de Madrid", dijo.
Debido a estas organizaciones ilícitas se produce un aumento de la delincuencia y del tráfico de estupefacientes, por lo que el seguimiento de cualquier tipo de banda de carácter juvenil por parte de la Guardia Civil constituye una medida de prevención y lucha para erradicarlas.

100 euros por dormir en una casa okupada

La banda latina convirtió dos edificios abandonados de Collado Villalba en su guarida. Las vigilancias realizadas constataron que algunos de los domicilios ocupados de manera ilegal eran utilizados como el centro neurálgico del capítulo de los Trinitarios. Aquí se verificó que se celebraban reuniones y planificaban sus acciones, empleando una de las viviendas para el cultivo de marihuana, que posteriormente distribuían a sus miembros.
El laboratorio improvisado disponía de todos los elementos necesarios para garantizar el crecimiento, secado y posterior distribución.
El cabecilla, de 27 años, ocupaba una habitación mientras que los demás integrantes de la organización vivían en comuna.
Por alojarse allí el «suprema» solicitaba un pago único en efectivo de 100 euros, algún objeto valioso o la realización de un favor.
Contra los ocupantes de este edificio existía una denuncia vecinal que alertaba del comportamiento incívico de estas personas. Estas quejas pusieron en alerta también sobre las actividades delictivas que podían desarrollarse entre esos muros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario