Google+ Followers

martes, 27 de mayo de 2014

Persona no grata es lo recomendable

Por: Cristian Rodríguez--
La posición adoptada por el doctor Luis Díaz en su sección "el dedo sobre la llaga" que realiza en el programa acceso sin limite, producción y conducción de los comunicadores Nicolás Grullón, Judy Valdez y Alfonso de los Ángeles  esta generando oposiciones en el orden moral en la ciudad de Moca. Luis Díaz es un ortodoxo militante del Partido Comunista de la República Dominicana (PACOREDO), el cual es un proyecto político creado el 24 de octubre del año 1966, su objetivo es llegar al poder para desde ahí hacer transformaciones políticas  que concluyan con la instauración del socialismo en la Republica Dominicana. Hasta ahí vamos bien, es un derecho establecido en la constitución de nuestro país,
ser ateo también y asumir un estilo de vida invariable a su concepción es permitido mientras no altere  las reglas instituidas. Pero resulta que en una sociedad, la preeminencia no se logra denigrando a los individuos y sectores que no están en sus mismas líneas de pensamientos. El doctor Luis Díaz es bien conocido en la provincia Espaillat y la región, un ser humano aventajado, profesional consumado y próspero. Hay otras integridades que se pueden sumar a un hombre que luce haber doblegado muchos esfuerzos  para lograr los propósitos que exhibe, esta situación es expuesta en cada una de las intervenciones que realiza en su sección "el dedo sobre la llaga" ahí no se salva nadie, el decoros de los grandes intelectuales, políticos, profesionales, entre otros, corren el riesgo de ser pisoteado en su breve espacio de la comunicación local, su formación le da la razón, para otro es un despropósito. La verdad para desenmascarar a los que están opuestos a su línea ideológica, a lo que el considera amorales está siendo usada con una dirección equivocada; después de concluida la etapa de la guerra fría, el acercamiento de los agentes de la comunicación están mas cerca de las entidades políticas del país y el mundo. Los periodistas y los demás trabajadores de los medios de comunicación  no son neutrales, es por esa razón que cada cierto periodos los gobiernos usan a quienes han colaborados a la consecución de la meta de alcanzar el poder y este esfuerzo no lo excluye de aproximarse a colaborar a la solución de los problemas latente en una sociedad, un periodista que obedezca al gobierno de turno no puede callar la ausencia de medicamentos en un hospital, la falta de aulas en las escuelas, los bajos salarios, es una realidad que no se puede callar, pero echarse a todo el mundo de enemigo es cerrarse el camino en un tiempo en que las utopías ideológicas son una pesadilla.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario