Google+ Followers

martes, 27 de mayo de 2014

¡Cuidado! Tú hijo puede hacer bullying, conoce las señales

Estar pendiente de lo que hacen nuestros hijos debe ser una tarea de todos los días.  Para evitar que sean víctimas o victimarios de “bullying“, es necesario conocer los ‘síntomas’ que pueden presentarse para tomar medidas a tiempo.  Estas anotaciones fueron publicadas recientemente por Terra.
A continuación, estas son las actitudes que lo revelan:
  1. Escasa empatía con su entorno. Le resulta complicado meterse en la piel de otros y por ello suele ser cruel con quienes le rodean. Tras esa conducta poco amable, según la especialista, no suele sentirse mal, ni arrepentido por su comportamiento.
  2. Poco control de la ira. Es normal que los niños sientan rabia, pero dicha rabia ha de estar sometida a un cierto control. Los niños con tendencia acosadora se enfadan con mucha facilidad, tienen baja tolerancia a la frustración, son caprichosos y exigentes. 
  3. Incapacidad para reflexionar. Un chico acosador no integra los actos y las consecuencias de los mismos, por lo que la relación entre ambos es caótica y aleatoria, pues no se le ha sabido o se ha omitido el transmitirle dicha relación. Esto se origina cuando las fuentes de motivación del menor no están adecuadamente identificadas, tanto por padres como por docentes.
  4. Déficit de habilidades en resolución de conflictos. La especialista explica que el niño carece de herramientas o habilidades para resolver un conflicto y en pedir ayuda. Ante una situación conflictiva, solo se frustra, entra en ira y reacciona con actos agresivos con sus compañeros, sin importarle las consecuencias, pues solo quiere expresar su estado emocional.
  5. Baja autoestima. La inseguridad en sí mismo genera demostraciones de poder sobre otros de manera violenta. La constante necesidad de hacerse notar y el sentido del ridículo se manifiesta a través de una conducta dominante y agresiva.
  6. Excesiva autonomía personal. El chico suele hacer su voluntad, no tiene límites en su comportamiento y no da explicaciones a sus padres de sus actos. Según la especialista, ello suele ser provocado por una ausencia de control parental que hace que el menor no se sienta observado y se crea libre en sus actos.
  7. Llama constantemente la atención. Muchos comportamientos de acoso responden a la necesidad de obtener la atención de sus padres. Por tanto, para conseguirla realiza conductas agresivas con los demás. Pues llamar la atención de sus mayores es un premio para él.
  8. Manía persecutoria. El niño piensa que los demás están en su contra y que el mundo es un lugar hostil donde debe defenderse. La agresividad, física, verbal y psicológica, constituye la piedra angular de su interacción. Por tanto, él siempre se siente al acecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario