Google+ Followers

viernes, 28 de marzo de 2014

Liderazgo y aspiraciones políticas en Espaillat

"El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad."Warren Bennis--
Por: Cristian Rodríguez--
Saludé hace un tiempo a un militante de unos de los partidos políticos de la Republica Dominicana con la siguiente frase, "como esta líder", he inmediatamente me corrigió que el no se considera líder, que solo representa una pieza de un equipo de hombres y mujeres que trabajan por objetivos comunes, los lideres son coyunturales y de manera especial en el tipo de política que se hace en nuestro país. La afinidad del concepto es una constante en la sociedad dominicana, no se concibe discutir la realidad del liderazgo del profesor Juan Bosch, de Peña Gómez, Joaquín Balaguer, Leonel Fernández, entre otros de finales del siglo XX y principio del XXI.
El líder tiene la facultad de influir en otros sujetos. Su conducta o sus palabras logran incentivar a los miembros de un grupo para que trabajen en conjunto por un objetivo común. En las aspiraciones de los militantes de los partidos solo existe un objetivo común, crear las condiciones perceptivas, económicas y propagandísticas para llegar a la meta, esos políticos, porque me abstengo a llamarlo lideres se convierten en gestores de miseria para quienes contribuyeron a lograr sus propósitos. En la provincia Espaillat, uno de los que aspira a representarnos en el congreso, manifestó después de haber logrado una diputación, que su curul la había logrado a base de billetes, que los votos el lo compra y es por eso que nadie tiene derecho a trazarle pautas, ni exigirle nada. Ese político aspira para las elecciones del 2016 a ocupar una curul en la cámara de senadores de la Republica Dominicana y para eso tiene varios maletines de pesos para comprar votos, un condicionante imprescindible en la política de la nación, un condicionante absurdo, amoral y desmotivador para las generaciones de jóvenes que aspiran involucrarse a la actividad política. Ellos tienen su historial como militante político, uno lo hizo a base de billetes gordo y el otro lo hizo en base a la formación política, trabajando en equipo, asumiendo estilos de pensamientos, ejecutando e involucrándose a las líneas políticas de la circunstancia, subiendo escalones dentro de la organización, soportando situaciones de miseria, hasta maltrato y cárceles efímeras y la circunstancia actual de administrador de unas de las empresas Estatal no le merece el denominador de líder. Son elementos que si lo mueven de las posiciones que ocupan, su accionar se inhabilita de inmediato; recientemente el ex presidente de la Republica doctor Leonel Fernández  expreso que la algarabía que le hacen algunos políticos no es por su oposición y perspectiva de la realidad de la sociedad en sentido general sino por la cantidad de pesos y otros recursos que pueda poner en manos de los interesados. Los que aspiran a puestos importantes, han asumido una realidad que ellos han creados, la mayoría de jóvenes no le interesa entrar al circulo de lo que controlan las decisiones políticas, económicas y de otras índoles en el país, solo le interesa el dinero mediático,  para el consumo abusivo de drogas, las apuestas en las bancas deportivas y vestir a nivel de una clase a la cual no corresponden. Los que aspiran, en tiempo de campaña se visten con el traje de la indigencia, se colocan un separador de labios para aparentar estar siempre sonriente, y asimilan las jergas de una cultura primaria que al final de sus propósitos, en un abril y cerrar de ojos se obnubila un pasado de miseria que persiste en sus narices.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario