Google+ Followers

miércoles, 19 de marzo de 2014

Casi 500 niños mueren por mal trato

EFE--
Miami--
Cerca de 500 niños han muerto en los últimos seis años en Florida (EE.UU.) víctimas de los malos tratos de sus padres, los recortes sociales y la política de “preservación familiar” de las instituciones del estado, según una investigación del periódico Miami Herald.
“Los recortes en la protección de menores en hogares de alto riesgo ha dejado a los niños más vulnerables de la Florida expuestos a muertes crueles y prevenibles”, publicó el diario tras investigar durante más de un año “miles de expedientes”.
Preservación familiar
Según el periódico, el Departamento de Niños y Familias de Florida (DCF) fue advertido, “a menudo repetidas veces”, de que “los niños podrían correr peligro”, y a pesar de ello favoreció la “preservación familiar” en lugar de proteger a los menores.
La contabilidad realizada por el Miami Herald revela que al menos 477 niños murieron después de que sus padres tuvieran reuniones con el DCF, “mucho más de lo que los administradores de bienestar infantil reportaron al gobernador y la Legislatura”.
Además, el Departamento de Niños y Familias de Florida dejó de informar a las autoridades de la muerte de hasta 39 niños en un sólo año.

“Los niños no sólo fueron víctimas de padres incompetentes, sino también de un cambio deliberado en la política de bienestar infantil de la Florida”, señaló el periódico, que denuncia que el DCF tomó la decisión, hace casi diez años, de reducir a la mitad el número de niños bajo el cuidado estatal adoptando una filosofía conocida como “preservación de la familia”. De forma paralela, “recortaron servicios, disminuyeron la supervisión y las medidas de protección para el creciente número de niños que se encontraban al cuidado de padres violentos, negligentes, mentalmente enfermos o adictos a las drogas”. Una portavoz del DCF Esther Jacobo explicó al periódico que, a pesar de lo que indican las cifras, no cree que la política de la agencia infantil haya “fracasado”, aunque sí reconoció “dificultades”. “Tal vez hicimos las cosas al revés, en el sentido de que tratamos de reducir la atención fuera del hogar antes de tener los servicios de protección necesarios. Pero yo creo firmemente que, si se tienen esos servicios de seguridad, se debe hacer todo lo posible por arreglar a la familia. Esa es nuestra obligación”, explicó Jacobo. La investigación del Miami Herald revela que la mayor parte de los niños encontraron muertes violentas, como “cocinarse en carros calientes como hornos, ser empapados en sustancias químicas corrosivas, incinerados, apaleados sin piedad y lanzados como pelotas contra paredes y pavimentos”. “Uno de ellos fue metido en una nevera póstumamente; a otros los vendaron como momias para silenciar sus gritos; fueron atropellados por camiones, sufrieron sobredosis de drogas o murieron  (EFE) Washington
El presidente de EE.UU., Barack Obama, concedió ayer Medallas de Honor a 24 veteranos de guerra, 17 de ellos hispanos, que no habían recibido la mayor distinción militar por discriminación, pese a haber mostrado “un valor inimaginable”.
El presidente dijo desde la East Room de la Casa Blanca que ésta ha sido una oportunidad para “corregir la historia” y asegurarse de que “aquellos que sirven al país y nuestra bandera reciben las gracias que se merecen”.
Obama mencionó a los dos únicos hispanos que han vivido para ver este momento convertido en realidad: Santiago Erevia y José Rodela, ambos condecorados por haber demostrado en la Guerra de Vietnam su valor “más allá de la llamada del deber”.
Integrado también por judíos y afroamericanos que tampoco recibieron los honores merecidos por casos de discriminación religiosa, de raza u origen, este es el grupo de veteranos más grande que recibe la Medalla de Honor en Estados Unidos desde la II Guerra Mundial. “Las vidas brillantes tras estas caras sonrientes de esas viejas fotografías reflejan toda la belleza y diversidad del país al que sirvieron”, destacó.
 Obama. Estos veteranos de la II Guerra Mundial, de la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam ya contaban con la Cruz al Servicio Distinguido, la segunda más importante condecoración militar en Estados Unidos, aunque una revisión ordenada por el Congreso en 2002 determinó que eran merecedores del más alto honor. “En lo peor de la batalla estas personas se negaron a rendirse y nos inspiran hoy con su fuerza, su voluntad y sus heroicos corazones”, aseguró Obama tras colocar la Medalla de Honor a los tres únicos condecorados vivos: el especialista del Ejército Erevia, el Sargento de primera clase de las Fuerzas Especiales Rodela y el Sargento afroamericano de las Fuerzas Especiales Melvin Morris, todos veteranos de Vietnam. El resto de los galardonados fueron honrados a través de sus familias, que recibieron de manos del presidente la medalla en un ambiente emotivo y en el que Obama se tomó tiempo para que se leyeran las acciones heroicas de todos los 24 veteranos. Diez de los homenajeados dejaron su vida en el frente y uno de ellos, Joe Baldonado, aún sigue desaparecido en Corea. Baldonado, Víctor Espinoza, Eduardo Gómez, Juan Negrón, Demesio Rivera, Mike Peña y Miguel Vera expusieron su vida al fuego enemigo en la Guerra de Corea (1950-1953) y respondieron a ataques para defender a sus unidades pese a estar en desventaja, sufrir heridas o enfrentarse a la muerte. El puertorriqueño Negrón acabó él solo con 15 enemigos, aislado durante la noche, mientras que su compatriota Rivera detuvo el avance enemigo al activar una granada pese a que eso significaba su muerte segura. Las historias de los soldados Pedro Cano, Joe Gandara, Salvador Lara y Manuel Mendoza se remontan a la II Guerra Mundial. Leonard Alvarado, Félix Conde-Falcón, Ardie Copas, Jesús Durán y Candelario García demostraron su heroísmo encorum al quae enim epipoeia habet ainsut vero ipsa. eaedem sunt, quaedam propieae tragoedia quare cogni tionem habuerit bonae et al malae. epiepicorum al quae enim.
Partes autem dell quaedam eaedem sunt, marc quaedam propieae e tragoedia aquare cognitionem habuerit bonae et malae, de habuerit etiam epicorum al quae

No hay comentarios:

Publicar un comentario