Google+ Followers

viernes, 24 de enero de 2014

Después de la desaparición del empresario

“Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas, de pronto,cambiaron todas las preguntas."(Mario Benedetti)--
Por: Cristian Rodríguez--
Temprano en la mañana del 27 de noviembre la ciudad de Moca despierta con una nefasta noticia que angustio a toda la población. Los Altísimo, generadores de opinión publica reflexionaron sobre la posibilidad de que uno de los familiares estuviera involucrado en el confirmado secuestro, de inmediato la descripción del pasado de uno de los hijos del empresario Ramón Antonio Sánchez se expandió a vuelo de pájaro por todo el territorio nacional, un cuadro biográfico que no colocaremos en este articulo por sumisión a una familia emprendedora, ejemplo de una comunidad con afinidades culturales y soporte moral. La aseveración se aproximaba a que los raptores pedirían un rescate en los días posteriores, pero esta aserción nunca llegó, decenas de voluntarios se integraron a la búsqueda de Ramón Antonio Sánchez (monso), los departamentos de investigación de la policía nacional, la fiscalía de Espaillat y sectores religiosos se mantuvieron con la frente en alto, con la esperanza de que apareciera con vida.
Decenas de personas fueron detenidas para ser investigados, entre ellos Julio Sánchez Hernández hijo del comerciante raptado, del 27 de noviembre al 22 de Enero del 2014 Julio Sánchez fue detenido en más de diez ocasiones para ser investigado pero no se obtenían informaciones concreta, su familia nunca juzgó la posibilidad de que este estuviese involucrado en el caso, lo consideraban como un ser humano humilde, preservador  de la salud de su padre hasta que exploto la noticia el 23 de Enero, tres de los implicados confesaron que fueron contratado por Julio Sánchez Hernández para materializar el asesinato del empresario y notificaron que el cuerpo se encontraba  en la ciudad de la Vega, miembros de la policía científica y decenas de agentes rastrearon el lugar sin resultado alguno. Los mocanos se sintieron defraudados por la información suministrada por el jefe de la policía nacional Manuel Castro Castillo, quien aseguro la muerte y el lugar donde se encontraba el desaparecido empresario, esta noticia fue confirmada por medios nacionales e internacionales lo que creo una confusión en la investigación. Luego de este episodio, las autoridades se trasladaron a palmerrada una comunidad del municipio José Contreras- Villa Trina en compañía de los confesos asesinos que en medio de la búsqueda en la Vega declararon que el cuerpo sin vida estaba en este lugar, otra información errática que creo más desconcierto a la sociedad dominicana. Definitivamente Ramón Antonio Sánchez no ha aparecido, los acusados confesaron su muerte, lo que procede a partir de ahora es realizar un rastreo logístico de los pasos que dieron los esbirros, verificar el lugar donde fueron contratados los haitianos que supuestamente fueron sumado al secuestro para que materializaran la intención del actor intelectual del hecho y si los sicarios señalan el lugar donde fueron contactados los haitianos de seguro la policía científica llegaría al punto de partida para llegar al lugar donde se encuentran los resto del empresario Ramón Antonio Sánchez.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario