Google+ Followers

viernes, 21 de abril de 2017

Un día sin delincuencia

¨Hay una manera simple de resolver el problema de la delincuencia: cumplir la ley; castigar a aquellos que no lo hacen.¨ Rush Limbaugh

Por: Cristian Rodríguez
Formular un día sin delincuencias en una de las provincias más insegura de la República Dominicana está subordinado a cuestionamientos que podría debilitar la intensión de sus proponentes. Quienes consensuaron para hacer realidad esta petición buscan de hecho la reacción de las instituciones establecidas en la ciudad de Moca.
Despertar el interés incondicional  de todos el conglomerados debe ser el interés del Centro de Desarrollo Comunitario (CDC) una entidad que nació con el interés de que los jóvenes profesionales y con inquietudes se integren para hacer aportes importantes a las nuevas generaciones y que las autoridades tomen en cuentas las extenuaciones potenciales en el municipio.
El día 21 de abril del 2017 se eligió para simular una nueva estrategia para disminuir la delincuencia en la provincia Espaillat, la finalidad es sugerir que hace falta a nivel institucional, proponerle a los coterráneos  fórmula para andar vigilantes en las calles, evitar portar prendas u objetos que llamen la atención, evitar salir de noche y no frecuentar lugares peligrosos, estas acciones disminuyen los actos delincuenciales pero no la delincuencias.
Muchos países del mundo en especial América Latina han despertados en el siglo XXI con una contrariedad que desarmoniza el espíritu de convivencias y los factores que inciden para la consolidación de este clima de inseguridad producto de la delincuencias es el resultado de la ambición y las dilapidaciones de los recursos que administra el Estado Dominicano.
Parece que la juventud organizada de la ciudad de Moca quiere un mejor mañana, hoy los niveles de inseguridad son alarmantes e insisten en que se pongan en prácticas las siguientes proposiciones: Establece una serie de objetivos específicos, que buscan promover y articular mecanismos para concienciar a las familias, comunidades y organizaciones sociales sobre la importancia de la educación en valores para la convivencia social y la paz.
Asimismo, asegurar la debida coordinación y articulación entre las instituciones especializadas, organismos comunitarios y población en general, en el diseño y ejecución de las políticas de prevención, vigilancia y persecución del delito, el crimen y la violencia ciudadana, incluyendo la violencia de género y contra niños, niñas y adolescentes, con el propósito de lograr la construcción de comunidades seguras.
También priorizar el diseño y ejecución coordinada de las políticas públicas dirigidas a garantizar que la población joven permanezca en el sistema educativo, participe en las actividades sociales, culturales, deportivas y recreativas, y se capacite para la inserción en el mercado laboral, desde un enfoque de igualdad y equidad.
Las autoridades, los que creen ser merecedores de los calificativos de líderes deben de prestar atención a estas preocupaciones de un sector de la juventud, integrar a todos los sectores de la población para involucrarlos a disminuir la delincuencias, es una tarea para motivar a la integración y desde ahí promover el rescate de los valores de la familia, motivar a las actividades culturales, exigir la creación de fuentes de trabajos; en fin, crear un marco referencial de comportamiento moral y ético desde arriba hasta debajo de todas la estructura de la sociedad.
  


No hay comentarios:

Publicar un comentario