Google+ Followers

miércoles, 18 de enero de 2017

La visita de Jovenel Moise a la República Dominicana

del periodico Acento.com

El presidente electo de Haití, Jovenel Moise, visitó la República Dominicana antes de su instalación el próximo 7 de febrero. Ese detalle representa un excelente mensaje de buena voluntad con el gobierno y con el pueblo dominicano de parte del joven mandatario de apenas 49 años.
Danilo Medina lo recibió el lunes en la noche, en el Palacio Nacional, y luego de una reunión privada entre los dos políticos, hubo una cela de gala ofrecida por el presidente dominicano al presidente electo, a la que fueron invitados los miembros de la delegación haitiana y funcionarios y empresarios dominicanos, en particular aquellos relacionados con la industria y el comercio con Haití.
La visita del mandatario electo de Haití es una oportunidad para comenzar a manejar las relaciones de los dos países desde una perspectiva más estrecha y de colaboración de lo que ha ocurrido hasta el momento.
La noche del martes un grupo de empresarios dominicanos, convocados por el Consejo Nacional de la Empresa Privada, ofreció una cena al presidente electo de Haití y a su delegación. Esa iniciativa del sector privado también es un punto adicional para que las fricciones por razones de comercio, intereses empresariales o disputas entre sectores de los dos países se diriman en una perspectiva diferente a la de las prohibiciones y cierres de frontera, como ya hemos visto en los últimos años.
Haití es una nación con muchas más carencias que República Dominicana. Haití necesita fortalecer su propia institucionalidad democrática. Jovenel Moise salió electo presidente en unas elecciones que fueron pospuestas en dos ocasiones, y la participación electoral ha sido impresionantemente precaria. Eso no puede ser una excusa para que no se le ofrezca apoyo.
Los lazos existentes entre los dominicanos y los haitianos son históricos. También hay diferencias y desencuentros. Por supuesto. Existe una frontera de más de 300 kilómetros entre los dos países.
Del lado haitiano hay gente que odia a los dominicanos. Del lado dominicano hay gente que odia a los haitianos. En Haití hay muchos dominicanos que trabajan y tienen negocios e inversiones. Del lado dominicano hay haitianos que tienen negocios y cientos de miles que trabajan y se ganan la vida aquí.
Los dos gobiernos tienen el deber de mantener un diálogo permanente sobre estos temas, sobre la cooperación oficial y la regulación de las relaciones entre los grupos comerciales. Solo de ese modo podremos ayudar a Haití a alcanzar los niveles de desarrollo que haga innecesaria la migración masiva que hemos tenido desde hace muchos años.
La visita del presidente electo de Haití es un buen síntoma de que las relaciones entre los dos países pueden mejorar. Ya se sabrá el contenido del diálogo entre Danilo Medina y Jovenel Moise, que de seguro habrá sido sobre los mayores niveles de cooperación que deben darse entre los dos países.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario