Google+ Followers

sábado, 6 de junio de 2015

Racismo del siglo XXI



Nuestra verdadera nacionalidad es la humanidad – Herbert George Wells

Por: Cristian Rodríguez
La capacidad de raciocinios de los seres humanos nos ha ayudado a superar etapas, sin esta condición tampoco tuviéramos la oportunidad de asociarnos, de integrarnos a plasmar objetivos que parecen favorables o dignos en una circunstancia temporal de los que administran doctrinas.
Anteriormente cuando era necesario el contacto casi directo con otras personas las ideas racistas estaban bien arraigadas en el supuesto íntegro de los Estados, ese racismo era un fanatismo añejo.
Ahora se hace uso de las nuevas tecnologías de información, de las redes sociales y de la Internet para desplegar su doctrina de odio, prejuicio y de discriminación. Esto es quizás lo más preocupante.
La etapa de explotación del hombre por el hombre que tenía un valor claramente determinado. Se partía del “hecho” de que efectivamente existían “razas” superiores y otras inferiores, y que las inferiores debían servir a las superiores. Las razas inferiores debían ser controladas, usadas y, cuando no se necesitaban, desechadas.
Hoy en día, en pleno siglo XXI, estamos listo para enfrentar la discriminación, hemos avanzados, y ese avance está representado en las instituciones establecidas en cada Estados.
República dominicana sirve de ejemplo a pesar de haber vivido en inmutable confrontación con su hermano país, con cultura y rasa totalmente opuesta, con historia de desgracias, de control político y económico a favor de los haitianos, mas sin embargo hoy compartimos la misma isla, miles de nacionales haitianos reciben formación profesional en las principales universidades de nuestro país, los hospitales están llenos de galenos de nuestros vecinos país, mujeres parturientas, trabajadores informales, de la construcción y en diversas  plazas productivas.
La falsa es que se ha querido vender que existe fobia, racismo en la República Dominicana, por lo que representa una total tergiversación las posiciones de algunos organismos internacionales de imponer reglas  a un país soberano, con leyes instituidas en su constitución. En materia de los establecidos en los reglamentos migratorios, República Dominicana pretende aplicar sanciones este año que reglamentaran el estatus migratorios de los haitianos y de otras nacionalidades.
Hay que aclarar que las condiciones de pobreza de los haitianos, lo ha llevado a convivir con la comunidad de la parte Este de la Isla, necesitan de servicios de salud, educación superior y una plaza de trabajo que por necesidad económica ellos han venidos a ocupar.
El pensamiento racista no tiene subterfugio en la sociedad Dominicana, en el siglo XXI nos estamos encaminando hacia una sociedad más integrar, con propósitos de abril espacio de participación e inclusión en el sentido global, es por eso que se ve una sociedad más dispuesta a colaborar en las soluciones de los problemas de las comunidades, el pensamiento racista le ha llegado el tiempo de extinción.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario