Google+ Followers

sábado, 29 de noviembre de 2014

Relato de un millonario obsesionado

Relato de un  millonario obsesionado
Por: Cristian Rodríguez
Corpus cuento
Reinaldo Custodio regreso de los Estados Unidos mostrando un aire de satisfacción por los logros obtenidos durante 25 años de trabajo en el país de los sueños, en su primer años de haber llegado a su país le contaba a sus familiares y amigos el porque renuncio del estilo de vida que llevaba en la ciudad de los rascacielos, contaba siempre que el ajetreo de la vida allá lo estaba enfermando, lo celo de la mujer asediaba hasta el punto que tuvieron que divorciarse, creo que ella creó las condiciones para que el matrimonio se desvaneciera, José Custodio, primo hermano de Reinaldo nunca se llevo bien con el, había un recelo por las facilidades y el atractivo estilo de vida en que vivió siempre Reinaldo Custodio, este se entero de lo que su primo vivía pregonando y se decidió a delatarlo y cada vez que Reinaldo se paseaba por las esquinas del barrio, surgía la critica y era que Reinaldo estaba siempre acompañado de una música que generaba sospecha de su estado de animo, escuchaba música de amargue, canciones que denotaban tristeza, que los amigos lo habían abandonado,
que alguien lo traiciono, esa noche cuando Reinaldo paso en la camioneta del año que había adquirido a los pocos días de su llegada a su ciudad natal, estaban reunido los críticos del barrio incluyendo a José Custodio, Santiago Tineo uno que nunca se trato con Reinaldo  inicio la critica que se percibía surgir, era un tema que debía de explotar, tu ve ese tipo que anda todos los días con esa música, dizque tiene problema, suena con el SIDA y José Custodio se hecho a reír, lo que pasa es que a el la mujer le puso el divorcio, allá en Estados Unidos quería ser un personaje tosco y muy enamorado de las mujeres, el negocio que tenia le permitía tener mucho contactos con mujeres de todos los calibres y llego un momento en que se descuido de su familia, todo le molestaba en el hogar, dejo de llevarles los regalos especiales que le hacia tanto a ella como a sus hijos en temporadas especiales, un día su mejor amigo lo traiciono, Ernesto Sorrilla fue su lugarteniente desde antes de este viajar a los Estados Unidos, estudiaban junto en la misma escuela y compartían lo mismo gusto, les decían " la pareja gemela" y a los pocos días de Reinaldo Custodio haber terminado el Bachillerato le salió la residencia que su padre postizo le estaba gestionando, Santo Pascual Custodio, tío de José se había casado con Ernestina Rosario una señora silvestre que había llegado a la barriada, su caminar despertaba el interés de los hombres que saben de la naturaleza de las mujeres, un color negro parecido al chocolate que adornaba cada espacio por donde marchaba. Esa mujer, los fines de semana desfilaba por las calles con un niño colgado de su hombro izquierdo y era, que esos días se movilizaba con su bebe hacia la parada de carros de la ciudad de la Vega de donde era oriunda, fue en ese ajetreo que Santo Pascual la conoció, le propuso llevarla un día a la parada y esta accedió sin dificulta, ese fue el inicio de la relaciones de esa dos pareja y la aparición de un nuevo padre para Reinaldo Custodio, su padre natural lo habían asesinado en la ciudad de Santiago Rodríguez, resulta que  Ernestina Rosario llego a la casa del Coronel porque su madre Zoila Ureña le pidió a este que le ayudara con una de sus hijas  con un trabajo, este le propuso que si estaba en su disposición la aceptaría como ama de casa en su hogar, pues hablare con mi hija para ponernos de acuerdos, nos juntamos el próximo fin de semana aquí en el mercado, así lo haremos respondió el Coronel y recuerde traerme dos docenas de Níspero sabe que soy débil con esa fruta, es una orden señor y además tenga por seguro que le traeré a mi hija, espero que acepte el trabajo, sabe, es muy terca  mi bella hija, ya tiene 26 años y no se le ha conocido un novio, tal vez su suerte cambia en Santiago Rodríguez. Cuando el Coronel vio por primera vez esta mujer portentosa, descuidada con sus pelos, sin maquillaje no encontraba sitio donde ponerla, a mi mujer le encantara tener en la casa una mujer como tu, se nota que ere muy trabajadora. Ana Cristal Peña, esposo del Coronel regreso de su trabajo alrededor de la seis de la tarde y quedo sorprendida, su cena estaba lista en la mesa, las persianas aforradas de cortinas y un ánimo extraño en el rostro del Coronel nunca visto, ese día Zoila Ureña se quedo acompañar a su hija en su primera jornada de trabajo, la inocencia de Ernestina no le provoco celo a Ana Cristal pero si desconfianza por la belleza que revelaba, llamo a su esposo, el Coronel Héctor Lachapelt, Ana Cristal quería saber la procedencia de esa mujer y recibió de inmediato una explicación detalladas, pues te advierto cual es la consecuencia de tener en nuestra casa una mujer extraña en nuestra casa. A partir de ahí la vida del Coronel cambio, cada quince días este acompañaba a Ernestina de regreso a la ciudad de la Vega, en ese ir y venir se enamoraron y el rumor hecho vuelo, los conflicto entre Ana Cristal y el Coronel se notaban a tres leguas, un Lunes en la tarde Ana Cristal regreso de su trabajo y no encontró a Ernestina en la casa, que le habría pasado, su ausencia es extraña, en ocho meses que tiene con nosotros nunca ha faltado a su trabajo, Héctor si mañana no asiste a su trabajo tendremos que buscar la forma de investigar que ha pasado, bueno seria recomendable esperar el viernes, es posible que este enferma y si no recibimos noticias hasta ese día, Conrado el chofer de la ruta podría buscar información, yo opino lo contrario, si no esta aquí antes del viernes, los dos iremos averiguar, sabe que yo no como cuento y desde que esa mujer llego a la casa, tuve una ligera corazonada, además he sentido que tu ha cambiado, la vecina María Encarnación me advirtió de lo que podría ocurrir y eso es lo que me estoy sospechando, quiere decir que si no llega el viernes, los dos iremos de visita a la Vega averiguar que ha pasado, el sábado temprano ya iban en camino, Ernestina no llego y El Coronel debía de servir de guía para llegar a la casa, siempre la acompaño de regreso, al llegar a la Vega, Héctor no encontraba la dirección, estaba trastornado, debíamos venir con Conrado el chofer de la ruta, el es que conoce bien las calles de esta ciudad, ten por seguro de que si me esta hablando mentira, tarde o temprano se descubrirá lo que estoy sospechando. De regreso a la casa no se dirigieron la palabra, Ana Cristal estaba planificando un plan y el domingo temprano llego a la casa de su vecina María Encarnación y pusieron en practica el siguiente plan, prepararon un bulto con comidas y ropas para que María Encarnación le llevara ese regalo y para eso contrataron a Conrado el chofer, solo el y el Coronel sabían llegar al lugar, tremenda sorpresa  Ernestina estaba embarazada, le manifestó que había venido de parte de Ana Cristal, la esposa del Coronel y querían saber el porque de su ausencia en el trabajo, pero veo que esta embarazada, si, pero dígale que estuve enferma, que tengo otro trabajo cerca de mi casa y quien es tu esposo, esta fuera del país, fue una relación a primera vista, dígale al señor Héctor y a la señora que le agradezco mucho, no tengo con que pagarle lo que hicieron conmigo, para Ana Cristal, ese día fue el mas largo del mundo, al caer la tarde vio aproximarse el carro de Conrado y se hecho a correr como acortando el tiempo para que la noticia no se desvaneciera, Encarnación le contó con pelo y señales lo que había visto y escuchado, esa barriga es del maldito Coronel, se contuvo el llanto y se refugio en su habitación, coloco un revolver calibre 38 en la mesa de su habitación y sus puños se ensangrentaron, veía al Coronel en las paredes de su habitación y al llegar el coronel a la casa solo escucho, maldito la embarazaste y recibió un tiro en la nuca. El coronel Héctor Lachapelt fue el padre de Reynaldo Custodio que nunca conoció y es por eso que Santo Pascual Custodio tuvo que reconocerlo como hijo. Después del divorcio de Reinaldo Custodio y la señora Clementina Cueva, Reinaldo se lleno de odio, a tal punto que sus hijos lo paso a un segundo plano, le entrego a su esposa y sus tres hijos el 60%  de los vienes, fue una decisión mutua que tomamos para evitar vernos de frentes el resto de nuestras vida, es la verborrea de Reinaldo en los círculos de amistad que ha creado, ella fue la que provoco la desgracia de mi familia, me puso un detective para armarme un gancho con la justicia norteamericana y para mi eso fue un plan de ella y Ernesto Sorrilla, ese tipo me lo lleve yo para Nueva York, me entere de que estaba pasando hambre, le conseguí una ciudadana norteamericana y en menos de un años y medio estaban aquí el y su familia, lo puse a trabajar conmigo y me pago con la traición, vivió con mi mujer y le contó toda mi vida, por eso es que no creo en nadie. A los seis años de su retirada de Estados Unidos su padre titular falleció, le dejo tres casas en diferentes partes del pueblo, cien tareas de tierra, dos vehículos y una cuenta que había puesto a su nombre de 22 millones de pesos, la opulencia convirtió a Reinaldo Custodio en el mas arrogante de la barriada, vivió con decenas de jóvenes prostitutas, visitos lugares exóticos del país y el extranjero, vivía una vida de sortero codiciada, hasta que llego una nueva mujer a su vida. Hilda Fermín estudiaba derecho en la universidad y a la salida pedían favores de transporte para llegar a su casa, en una de esa oportunidades Reinaldo Custodio conoció a la joven y bella mujer, en el trayecto le pidió el calendario de salida de la universidad y la convenció  de que la buscaría todos los días para llevarla a su casa, los regalos llovían por montón, invitaciones a fiestas y cenas hasta que le dieron el si en la familia, se casaron y en menos de tres años se divorciaron, el no quería una mujer que le controlara su vida, fueron tres años duro para Hilda, en las calles Reinaldo decía que su esposa es muy celosa, el celular no deja de timbrar cuando estoy fuera de la casa, me siento hastiado, la voy ayudar a terminar la universidad y después gestionare una residencia para ella, espero que haga su vida fuera del país y así fue, el plan funciono a la perfección y de ahí en adelante no se ha parado de beber las mejores bebidas del mercado, las mejores playas nacionales e internacionales, tiene tres amantes y su slogan es que gastara el ultimo centavo de su vida en placeres, solo reservara lo de una buena atención medica al final de su vida.        

No hay comentarios:

Publicar un comentario