Google+ Followers

jueves, 28 de agosto de 2014

Tilory: mirada al mercado

EL MERCADO BINACIONAL AL OESTE DEL MUNICIPIO RESTAURACIÓN.--
Daniela Cruz Gil--
daniela.cruz@listindiario.com--
Tilory, Haití--
“¿Tú quieres ir a Tirolí? Para que veas el mercado binacional.” La propuesta nos suena a todo el equipo ese martes. A las dos de la tarde, tomamos la carretera que lleva desde el centro del municipio Restauración hasta desembocar en la carretera internacional.
Unos 14 kilómetros después está el pueblo de Tilory.
En plena vía, sin ninguna infraestructura y dentro del orden que solo el caos suele dar, se da el intercambio comercial cada martes y sábado de ocho de la mañana a tres o cuatro de la tarde. Hace sol y las temperaturas no bajan de 30 grados.
La señal local de teléfono móvil cede paso al roaming y el reloj digital baja una hora automáticamente.
Estamos al otro lado de la frontera domínicohaitiana.
En su camión cama larga, va saliendo Héctor Porfirio, quien dice tener 30 años vendiendo provisiones en la zona fronteriza.

Relata que el 80 por ciento de sus clientes son haitianos y que compra la mercancía en República Dominicana. Cuando le pedimos permiso para fotografiarlo, se niega. Y tras despedirse, sale de la vía mercantil.
UNA POBLACIÓN QUE CRECE  
Más de mil familias, con un promedio de seis personas por familia y que presentan un rápido crecimiento, son la población de Tilory. La mayoría de los habitantes de Tilorí, viven del mercado binacional y de la venta de mangos y otras frutas que se cosechan en la zona, según detalla en su web (pronatura.org.do) la Fundación Pro Naturaleza, que trabaja proyectos de reforestación en la cuenca del río Artibonito. Tilory se beneficia de estas acciones solidarias. 
Mercancía en fundita o en mano
Sobre las mesas hay de todo. Sobresalen las infinitas bolsas de distinta mercancía, divididas en porciones ínfimas para el consumo: azúcar, sal, especias, sazones, salchichones, granos, y puntilla, un subproducto de la cosecha de arroz, cuyo nombre sugiere las puntas del grano largo.
De la venta exclusiva de puntillas surgió, ilegalmente al principio, más formal después, el mercado binacional de Tilory. Así lo va contando Wilson Contreras mientras recorre la parte más segura del mercado. Cada dos o tres metros que transitamos, voces con acento creole le llaman en confianza por su nombre: Wilson. El empresario forestal, junto a otros 22 socios, fundó en 1996 la Asociación de Puntilleros de Restauración. Hasta el 2000, solo puntilla se vendía en el área y solo dominicanos hacían las ventas.
Tilory pertenece a la comuna Cerca la Source como detalla una valla de la escuela primaria al fondo del mercado. Allí vive Emmanuel Ossé, el haitiano de 50 años que nos acompaña mientras nos alejamos de la vía principal para ver qué otras ofertas se logran en lo alto del poblado. Ropa, carne, vegetales, accesorios, productos de limpieza, juegos, comida caliente, carbón, se ofrecen en las galerías de las casas.
A las tres y media de la tarde, la temperatura no cede y las ventas en el mercado lucen paralizadas. Hay que volver.
Una entre cientos
Doña Amalia Guzmán sobresale entre los cientos de rostros que venden bajo sombrillas precarias, puestos de madera o a cielo abierto. De sus 64 años de edad, la dominicana ha pasado 20 vendiendo jugos y helados en el mercado binancional de Tilory. Completamente rodeada de los residentes a la orilla de la frontera, dice que en todo este tiempo no le ha pasado nada. “Esa gente me cuida. Yo los tengo a ellos, mis paisanos”, aclara sonriendo.
Reforestar para sobrevivir
Aunque se aprecian diferencias forestales entre un lado y otro de la frontera, se están haciendo esfuerzos para reducir la brecha verde. Desde 2009, Fondo Pro Naturaleza (Pronatura) y The Nature Conservancy (TNC), con la colaboración del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la República Dominicana y el Servicio Social de Iglesias Dominicanas (SSID) vienen ejecutando acciones para la disminución de la pobreza en la comunidad. Así lo establecen en su página web, pronatura.org.do. El proyecto, “Contribución a la Restauración de la Cuenca del Río Artibonito y Conservación de la Biodiversidad con la Reducción de la Pobreza en la Frontera Dominico-Haitiana”, fue apoyado por empresas locales y extranjeras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario