Google+ Followers

lunes, 11 de agosto de 2014

En ocasión del segundo aniversario del gobierno de Danilo Medina ciudadanos narran el impacto de sus políticas públicas, Orlando el ingeniero es la primera historia

En ocasión del segundo aniversario del gobierno, la Dirección General de Comunicación inició este domingo la publicación de historias de beneficiarios de las políticas de democratización de oportunidades del gobierno de Danilo Medina.

La primera de nueve historias  que serán presentadas durante este mes, es la de Orlando, ingeniero, y que se titula: “Mi oportunidad llegó”. (http://bit.ly/1reL6lj)

Orlando vendía aguacates y mangos en la Rafael Atoa, frente al colmado de Bienvo, por los lados del Timbeque y de la Yolanda Guzmán, Guachupita, en la capital, mientras estudiaba ingeniería en la UASD y su madre lavaba y planchaba ropa.

Soñaba con tener su empresa
Con mucho esfuerzo y trabajo se hizo ingeniero. Por más de 20 años trabajó en empresas privadas, pero siempre con el sueño de tener su empresa, ser independiente y no tener otro patrón que si mismo.

En uno de los sorteos del Ministerio de Educación para construir aulas, Orlando participó y se sacó la construcción de las escuelas Inicial y Básica de Quitasueño, Haina. Inicialmente hubo problemas en ubicar un buen solar, por lo que, en aras de recuperar tiempo y cumplir, lo encontramos afanando detrás de sus obreros y proveedores para terminar y entregar pronto.

Beneficiario de la democratización de oportunidades del gobierno de Danilo Medina
En ocasión del segundo aniversario del gobierno de Danilo Medina, Orlando accedió a contarnos su historia como beneficiario de la política de democratización de oportunidades del gobierno en el sorteo de obras para construir aulas y comedores para la Tanda Extendida. Lo hizo convencido de que su historia es la de cientos de ingenieros cuyas vidas cambiaron gracias a las nuevas políticas que aplica el gobierno de Danilo Medina. Políticas que funcionan.

De vendedor de aguacates a hombre de empresa que emplea 25 personas de la comunidad y a sus 4 hijos no le falta nada
Orlando compró los materiales de la construcción en la zona y emplea 25 personas de la comunidad. A sus 4 hijos universitarios no le falta nada y, su mujer, feliz, dice, le cuela café temprano para que salga contento a trabajar.

Democratizar oportunidades es buena cosa. Cambia la vida de mucha gente en nuestro país.


No hay comentarios:

Publicar un comentario