Google+ Followers

martes, 22 de julio de 2014

Un rascacielos hecho con los desechos de sus inquilinos

Dada la capacidad tecnológica que hay actualmente para reciclar plástico y papel transformándolos en materiales de muy diversos usos ¿por qué no usarlos para construir un edificio? Partiendo de esta idea, el estudio de arquitectura Chartier-Corbasson ha desarrollado un asombroso proyecto: crear un rascacielos cuya forma y altura se va retroalimentando -para crecer- de los desperdicios que producen sus propios inquilinos.
Se llama The Organic London Skycrapper, se ha pensado para Londres evidentemente y recoge, sublimándola, la cada vez más extendida tendencia de reducir la producción de residuos y minimizar los costes de construcción que vemos en la abundancia de jardines verticales y modelos ecológicos urbanos de muchos tipos.
Se parte de una estructura similar a un andamio tomando como modelo el de bambú asiático, de tubos huecos que permiten reducir el impacto del viento, aligerar el conjunto e incluso instalar en su interior unas turbinas eólicas para generar el suministro eléctrico. Dicho andamio está compuesto por piezas prefabricadas que simplifican las tareas constructivas.
Toda esa estructura se va rellenando con una capa de panelesconfeccionados con los mencionados desechos debidamente tratados, de forma que recubren la fachada a manera de carcasa plástica brillante. Así, el rascacielos irá creciendo progresivamente, conforme a la basura que los vecinos produzcan, de manera que en sólo un año estaría terminado. El papel y el plástico se tratarían in situ para reconvertirlos en paneles, lo que también ahorraría dinero en transportes.
Aparte de la cuestión económica, otra ventaja es que, durante el proceso, ya habría gente viviendo en el inmueble y colaborando de forma indirecta. Habitarían primero las plantas inferiores, cubriendo las demás a medida que la torre va ganando altura. ¿El ritmo? Según la demanda.
Una vez concluida la obra, el resultado es un alargadísimo rascacielospiramidal con paredes lisas cuya fachada translúcida permite iluminarlo interiormente con luz natural a la vez que lo protege contra el exceso de sol. Estaría dotado de ascensor y de una grúa, contando, aparte de los hogares, con áreas comunes diversas: vestíbulos, sala de conferencias, locales de hostelería, gimnasio y mirador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario