Google+ Followers

miércoles, 1 de enero de 2014

En retrospectiva camino de oscuridad

Por: Cristian Rodríguez--
Juan Gabino se siente ser el hombre más feliz del mundo cuando encuentra en el contorno de su comunidad a quien contarle su historia. Es una historia repetida de lo infeliz que ha sido su vida, un intento de involucrarse al espacio de los intelectos, dice siempre que estaba sonámbulo y cuando despertó habían pasado más de medio siglo. Vivía en Arrollo del gato, desde muy pequeño acompañaba a su padre en el cultivo de tabaco, limpiar las pocilgas de los cerdos, nací con la tierra en las uñas, mi mejor amigo fue Sansón, el  caballo de la familia, el era su patrón, existía una buena comunicación entre ambos, Sansón relinchaba todos los días a la cinco de la mañana, que mejor despertador que ese animal, era la hora de cargarlo para distribuir la leche de vaca a las principales cafeterías de la ciudad. Cuando Juan Gabino cumplió lo doce años de edad, su familia tenia en la ciudad cerca de un año, tenían que mudarse a la ciudad, mis hermanos mayores estaban notando que en la loma no existía la mínima posibilidad de crecer y poder continuar sus estudio, Margarita la mayor de los seis hijos que engendraron Heriberto Antonio Gabino Y la señora María Betance Custodio se fue a la capital del país a estudiar, no había terminado de graduarse de bachiller cuando un guardia de la marina le usurpo su virginidad, Margarita estaba hospedada en casa de su tía Genoveva y tenia que pasar cerca del puerto de la marina, llevaba siempre en la mano un termo de café que depositaba en el escritorio del teniente Filiberto Gutiérrez, en esa oficina le veía siempre la cara al oficial, los buenos días de Margarita estaban siempre pendiente, el rostro hermoso se impregnaba en los ojos de Filiberto, sus labios se movían, emitiendo un sonido con significado que provocaban sonreír  a Margarita, ere sublime mujer, esta marcada para mi y se troncho el camino de su sueño, anhelaba ser  una excelente educadora, pero esta unión neutralizo su avance a nivel profesional, pero es feliz hoy día, sus hijos le han salido muy bueno. Mi otros cuatro hermanos hicieron su vida fuera del país, yo estoy hoy en día en esta condiciones porque me quede en el campo, me abandonaron, apena aprendí a leer y escribir, a cuidar animales, la siembra y la responsabilidad de bajar a la ciudad todas las semanas a traerle a los viejos el dinero de la venta de la leche y otras tantas cosas que me comprometieron hasta cumplir los veinte años de edad, abandoné el campo y en la ciudad caí en las garras del partido de los trabajadores Dominicanos, un parido de izquierda que junto a otros movimientos dislocaron los gobiernos del ex presidente Joaquín Balaguer, esos dirigentes aprovecharon mi juventud y fortaleza, los trabajos que representaban un peligros para los intelectuales del MPD me lo asignaban a mi, pero ya yo estaba de cerca con los dirigentes de cuadro, veía su accionar y copie de ellos la imperiosa necesidad de crear el habito de la lectura, fueron muchos los libros que leí, entre ellos Nikolái Ostrovski, Así se templó el acero, El hombre del fusil, muchos libros de Grabiel García Márquez, de política que narraban la historia de los grandes lideres de la época, como vladimir Lenin, pero la parte practica del movimiento me acercaba a los cuadros políticos de la organización  , la incapacidad para el análisis del contenido de los libros no me ayudo avanzar, pero cuando se trataba de asalto a cuarteles, revanchas y todos lo que estuviera ligado a la anarquía ahí estaba yo. Esa historia la repite Juan Gabino cada vez que se toma un trago con amigos y familiares, tiene día que habla de la necesidad de que la familia este toda armada, hay mucho delincuentes en las calles repite con frecuencia, es el primero de la familia que se entera de la desgracia de los demás, muerte, enfermedades y accidentes. Juan Gabino invita con frecuencia a sus hermanos y algunos familiares cercanos a visitar Arrollo del Gato, allá esta el viejo Tono, en la miseria, enfermo, un mensaje al receptor de que no puede llegar al lugar indispuesto aportar una migaja a quien el cree que esta en necesidad, Juan Gabino manifiesta mucho odio, dice que el debió de estudiar psicología, se da cuenta al vuelo de las mujeres a la que el le cae bien, el hermano que tiene malicia, todas las menores de edad, adolescentes y la féminas de la familia son vista con malicia por el. Sus hijos debieran estar en la posición que están los hijos de sus hermanos, la culpa de su desgracia se la carga a sus padres, Juan Gabino se ha quedado estático en la historia de su vida, sueña con volver Arrollo del Gato, hacer un rancho, observar las mayas por flores, mosca, mosquitos, cucarachas y ratones por colibríes, ruiseñor, palomas y otras aves que lo acompañarian a morir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario